Si se perdió a los flamencos mientras volaban por Oasis Coral Estate Beach, Dive & Wellness Resort, puede ir a verlos a la laguna de sal que está al lado de nuestro complejo. 

Para verlos, la mejor y más bella ruta de senderismo es un sendero natural que baja por un gran acantilado hasta el salar. Este salar es uno de los hogares de los flamencos de Curazao. Aquí encontrará docenas de flamencos, e incluso puede que consiga una imagen perfecta.

La comida de los flamencos rosados

Como puede ver, los flamencos de Curazao tienen un característico color rosado. Esto es señal de que están sanos. Los flamencos grises, por lo general, están menos sanos porque no toman la comida adecuada. El color rosado especial proviene de las bacterias y el betacaroteno que extraen de sus alimentos. Con su largo cuello y su pico especial, filtran el agua salada del salar para recuperar pequeños trozos de comida del agua. En el salar, tienen pocos competidores en cuanto a comida, ya que la mayoría de las otras aves que viven en Curazao evitan el agua salada. En general, los flamencos más grandes comen langostas pequeñas que viven aquí, así como gusanos y moluscos que filtran del agua salada. Los flamencos rosados más pequeños suelen comer también algas pequeñas.

Flamencos rosados jóvenes y viejos

Con un poco de suerte, también podrá ver jóvenes flamencos que podrá reconocer por su plumón gris-rosado. Algunos flamencos grandes tienen un color tan oscuro que es casi rojo. Miden entre 140 y 175 centímetros de alto. Si los observa de cerca, puede ver que algunos flamencos rosados son ligeramente más grandes que los otros. Estos suelen ser los machos. Las hembras suelen ser algo más pequeñas. El color amarillo claro de los ojos del flamenco también es algo especial. Por este motivo, le aconsejamos que lleve prismáticos a lo largo del salar, para que también pueda ver estos increíbles detalles. ¡Diviértase en su caminata entre flamencos rosados!

Buscar y reservar >